1

Basílica → Basílica → Lámparas Vivas →Historia de las Lámparas

Historia de las Lámparas

El arzobispo D. Antonio García y García, con el que se inauguró este templo de la Revelación como Santuario consagrado con carácter expiatorio, concibió unas “Lámparas vivientes”, para que “prosperase y fructificase en orden, sobre todo, a la propaganda del Reinado del Corazón de Jesús en España y su extensión por el mundo entero”. El Papa Pío XII, con motivo de esta inauguración, llamó a Valladolid “foco de luz y amor del Corazón del Rey Divino”.

D. Antonio, queriendo garantizar la vitalidad religiosa potente de este foco que debe difundir y extender la luz y amor que nace del Corazón de Cristo, pensó en “lámparas” que velasen por su fecundidad espiritual, “almas que, con espíritu paciente y abnegado, supliquen, intercedan y reparen” atrayendo las bendiciones de Cristo.

Para ello funda el Carmelo de Cristo Rey en Tordesillas inaugurado en la fiesta de San Juan Bautista (24-6-1945) que es "lámpara que arde y alumbra" (Jn 5, 35) . Allí fue su deseo ser enterrado para seguir señalando la importante misión de estas lámparas que se han de perpetuar en el tiempo. Sus restos fueron trasladados al presbiterio de la Basílica (2015) donde Jesús nos hizo la Gran Promesa de Reinar.

Unámonos al espíritu de esas primeras "lámparas" y entregémonos a este oficio sagrado con la ofrenda de nuestra vidas velando por los intereses del Corazón de Jesús  y ardiendo siempre por su Gloria para la extensión de su Reinado.

 

¡Qué podamos cantar con el salmista:"El Señor reina, la tierra goza"! (Sl 96)